La compra de una vivienda es una decisión muy importante debido a la envergadura de la inversión que tenemos que realizar. El proceso de compra conlleva una serie de trámites y gestiones, así como unos gastos asociados a la operación, entre los que hay que incluir los impuestos correspondientes que asumir al comprar un inmueble. 

Dependiendo del tipo de inmueble que vayamos a comprar y de la Comunidad Autónoma en la que esté situado el inmueble, habrá que pagar una serie de impuestos.  

IVA 

Es el impuesto correspondiente a la compra de una vivienda nueva.  

En el caso del IVA no influye la Comunidad Autónoma en la que se reside, puesto que el porcentaje es el mismo para todo el territorio nacional y consiste en un 10% para las viviendas de carácter general y en un 4% para las viviendas de protección oficial. 

Impuesto de Transmisiones Patrimoniales  

Es el impuesto correspondiente a la compra de una vivienda de segunda mano

En este caso, si se tiene en cuenta la Comunidad Autónoma donde se reside, ya que cada región aplica su propio tipo impositivo, así como sus propias bonificaciones, dependiendo de diferentes factores. 

En el caso de las Islas Baleares el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales corresponde a entre un 8% y un 11% como tipo general.  

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados  

Es un impuesto que afecta a los documentos notariales, administrativos y mercantiles que se asocian a una compraventa y por lo tanto, se aplica en las escrituras de compraventa, así como en la formalización de la hipoteca. 

Este impuesto se compone de dos cuotas: 
- Una cuota fija: que en este caso es igual para todo el territorio nacional y que es la que se utiliza para los documentos notariales, cuyo coste es de 0,30€ por pliego y 0,15€ por folio. 
- Una cuota variable: en este caso también depende de la Comunidad Autónoma, por lo que cada una aplica su propia cuota. En el caso de las Islas Baleares, el tipo general del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados asciende al 1,20%.  Sin embargo, hay un tipo reducido al 0,5% para adquisición de inmuebles que constituyen domicilio fiscal o centro de trabajos de empresas de nueva creación. 

Es importante considerar que los impuestos se pagan dependiendo de si se trata de una vivienda nueva o de una vivienda de segunda mano y dependiendo de si se solicita o no una hipoteca: 

- Si se compra una vivienda nueva: en este caso, en el momento de la compraventa hay que abonar el IVA, así como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados tanto la cuota fija como la cuota variable.  

Si se solicita un préstamo hipotecario habrá que abonar de nuevo el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, tanto la cuota fija como la variable. 

- Si se compra una vivienda de segunda mano: para la compraventa se abona el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, junto con el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados pero solo la cuota fija.  

Si se solicita un préstamo hipotecario, al igual que ocurre con la vivienda nueva, hay que abonar tanto la cuota fija como la variable del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.  

Es importante tener en cuenta que tras la nueva ley hipotecaria en 2019, tanto si se compra una vivienda nueva como una vivienda de segunda mano y se solicita hipoteca, será la entidad bancaria la que tendrá que hacerse cargo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados para la formalización del préstamo hipotecario. 

La fiscalidad a la hora de realizar la compra de un inmueble resulta un tanto complicada, si no se tienen los conocimientos y la experiencia necesaria, por eso, para estar seguros lo mejor es acudir a algún profesional que pueda asesorarnos. 

En Inmogestión Balear contamos con el servicio de Personal Shopper inmobiliario para facilitarte el proceso de compra de tu inmueble. Nuestro agente profesional es un especialista en la zona, que puede ayudarte a conseguir la inversión que necesitas con todas las garantías y que te ayudará y te asesorará con todos los trámites relacionados con la compra para que no tengas que preocuparte por nada.